HistoriaNoticias

Camilo eterno en Manuel Lazo

Hace varias jornadas conmemoramos los 60 años de la desaparición física de un hombre que se enraizó en la historia para siempre.

Hace varias jornadas conmemoramos los 60 años de la desaparición física de un hombre que se enraizó en la historia para siempre.

Pero, ¿cuánto hay de este soldado de la patria en esta zona otrora olvidada? Indudablemente que mucho, pero en materia de instituciones educacionales, una lo prestigia desde hace años.

Propia de la etapa democrático popular agraria y antimperialista, el pueblo de Manuel Lazo de Sandino recibió una obra, que a lo largo de todos estos años ha sido de gran orgullo y satisfacción para los pobladores de esta comunidad: nos referimos al centro escolar, prestigiado con el nombre del Señor de la Vanguardia Camilo Cienfuegos Gorriarán.

Personas de avanzada edad testimonian que la decisión de su construcción nació del recorrido que realizó Fidel el propio 1 de marzo de 1959 cuando retornaba de hacer la simbólica entrega de los títulos de propiedad de la tierra a campesinos de la zona de Las Martinas.

Es a su regreso que se detiene ante una multitudinaria concentración en Manuel Lazo y de manera informal dialoga con la población. Pedro de Celis, experimentado historiador, fue testigo y protagonista del suceso.

En voz alta se le plantea: ¡queremos escuela y casa de socorro!.

Eran viejos anhelos de todo el pueblo cubano, conocidos por él y objetivos de su lucha.

El 25 de abril de 1960 se dio por terminada la construcción de este centro escolar y con un estilo arquitectónico característico de la época, sin complicaciones, comenzó a establecer a partir del curso iniciado en 1960, instrucción y educación; en fin, cultura de contenido universal y nacional, pero de carácter revolucionario y emancipador.

En el territorio que ocupa el actual municipio de Sandino, además de esta emblemática obra educacional, hasta el 15 de octubre de 1959 en que Fidel anuncia el cumplimiento del programa del Moncada, fue edificada en otros puntos, fundamentalmente rurales, una considerable cantidad de aulas para el mismo fin.

Daba la educación sus primeros pasos, simientes que con el decurso del tiempo, convirtieron en una gran conquista, una obra admirada por toda Cuba y gran parte del mundo.

Por
Marelis Corvea Barreto

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − dos =

Botón volver arriba
Cerrar