DeportesNoticias

Los más exitosos

Un cubano y un brasileño son en este momento los más exitosos de los Juegos Panamericanos

Medalla. Palabra mágica en el ámbito deportivo. En ella confluyen talento, esfuerzo, consagración, sacrificio. Es la máxima ambición, el sueño de todo atleta en cualquier confín del mundo. Conquistar, aunque sea una, constituye un orgullo. ¿Qué decir entonces de los que han conseguido muchas?

Un cubano y un brasileño son en este momento los más exitosos de los Juegos Panamericanos, la Olimpiada de América que está a punto de realizar su decimoctava edición en la capital peruana, Lima. Son ellos el gimnasta Erick López y el nadador Thiago Pereira, punteros de una constelación.

ERICK LÓPEZ; EL GIMNASTA CUBANO 

Solo tenía 17 años cuando Erick irrumpió en la sala santiaguera Alejandro Urgellés, sede de la gimnasia artística de los XI Juegos Panamericanos, en La Habana-1991, con subsede en Santiago de Cuba. Desde el primer momento cautivó a los miles de espectadores presentes por su elegancia y seguridad en cada uno de los aparatos. Al final había terminado como máximo acumulador y el mejor en barras paralelas y caballo de salto.

Era el principio de un dominio durante tres Juegos más: Mar del Plata-95, Winnipeg-99 y Santo Domingo-03. En la última cita ya frisaba en los 31 años, una edad difícil para un gimnasta. Pero Erick López se superó a sí mismo y se llevó seis triunfos para finalizar con un gran total de 22 preseas, de ellas 18 de oro, récord panamericano aún vigente.

Por supuesto, en un deporte que proporciona un gran número de metales, abundan los atletas con más de una.

Detrás de Erick clasifican el estadounidense Abraham Grosfeld (21), el argentino Juan Caviglia (21) y el cubano Casimiro Suárez (19).

PEREIRA, EL «MISTER PAN» DE BRASIL

Nadie podía suponer que este espigado tritón nacido en Volta Redonda, Brasil, en 1986 llegaría tan alto en la natación, con un subcampeonato olímpico entre otras diversas condecoraciones. Thiago Pereira es el máximo ganador de medallas de los Panamericanos al sumar 23, de ellas 15 de oro, cuatro de plata y otras tantas de bronce que le merecieron el apodo de Mister Pan o Señor Panamericano. Tanto en Río de Janeiro-07 como en Guadalajara-11 se llevó ocho medallas en cada cita, una marca individual. Pereira compitió hasta 2017 cuando tenía 31 años y participó en tres Juegos Olímpicos y en disímiles eventos internacionales de primer nivel. Junto a él brilló otro nadador carioca, Gustavo Borges, ganador de 19 preseas en cuatro Juegos Panamericanos, ocho de ellas doradas.

MALAR Y PARKER

La natación es uno de los deportes que más lauros aporta y no podía faltar una representante femenina en este grupo de consagrados. Y una canadiense es la mujer que mayor cantidad de medallas ha obtenido, 19 en total (6-9-4). Se trata de Joanne Malar, quien debutó en La Habana-91 sin poder subir al podio para luego imponer su estelar clase en tres Juegos consecutivos, especialmente en los 200 y 400 metros combinados.
Pero no solo de la piscina y de los
gimnasios salen fulgurantes estrellas. Eso quedó demostrado por la arquera zurda estadounidense, Denise Parker, quien fue sensación en La Habana-91 con sus cinco preseas doradas, de ellas tres en las distancias de 30, 60 y 70 metros. Su total de 15 metales, una docena dorados (única con esa cifra), solo es superado por Malar.

WIGGER, UNA LEYENDA

Considerado una leyenda no solo en su país, Estados Unidos, sino también en todo el mundo, dos veces campeón olímpico, Lones Wigger, un coronel retirado, estuvo dos décadas dominando las pruebas de carabina de pequeño calibre y de alto poder, pues debutó en Sao Paulo-63 y terminó en Caracas-83, a los 46 años, una edad a donde llegan muy pocos deportistas. En la capital venezolana Wigger se llevó para su colección los títulos en carabina de alto poder 3×40 metros, individual y por equipos. Su total de 18 preseas, 13 de oro, no ha sido igualado por tirador alguno.

MEDINA, DOS VECES REINA

Reina en dos Juegos Panamericanos, Indianápolis-87 y La Habana-91, la cubana con mayor cantidad de lauros, 11, repartidos en siete de oro y cuatro de plata, sobresaliente en grado sumo por su gracia y talento sin par, Lourdes Medina fue la máxima exponente de la gimnasia rítmica en esas dos versiones, ganando la distinción de máxima acumuladora. Una de las más destacadas actuaciones entre las muchas de Cuba a través de casi siete décadas de los Panamericanos.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × tres =

Botón volver arriba
Cerrar