EconomíaNoticias

Macurije, tras la pista del desarrollo

La Empresa Agroforestal Macurije ha hecho de la sostenibilidad y la promoción del desarrollo local sus principales metas en el municipio de Guane

La Empresa Agroforestal Macurije ha hecho de la sostenibilidad y la promoción del desarrollo local sus principales metas en el municipio de Guane, donde actualmente trabajan en la conformación de 21 proyectos para expandir el trabajo de la entidad y generar ingresos que mejoren la calidad de vida de los habitantes de la región.

UN VÍNCULO ESTRECHO Y PROVECHOSO

La relación de trabajo existente entre el Centro de Gestión Estratégica del Desarrollo Local (Gedel), la universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca y Macurije ha derivado en la conformación de proyectos relacionados no solo con la producción y procesamiento de recursos forestales, sino con el diseño de productos turísticos asociados a la vasta superficie boscosa con que cuenta la Empresa, que asciende a 86 000 hectáreas.

Francisco Díaz Roque, director de la entidad, afirmó que la retroalimentación con estos centros ha garantizado un análisis más preciso en los estudios de factibilidad debido a la incorporación del componente académico.

La incursión en el ecoturismo, con opciones de senderismo por el Valle Ensueño y el intercambio con la naturaleza, es una meta ambiciosa que podría rendir frutos en el futuro para un crecimiento económico de la zona.

Díaz Roque comentó que es necesario para concertar esta idea, el acercamiento y la colaboración con especialistas del Ministerio de Turismo, el cual ya ha conformado comisiones para evaluar las perspectivas de su implementación.

ABIERTOS A LA INVERSIÓN

Como parte de la búsqueda de opciones para el manejo sostenible de la Empresa y sus recursos naturales, hace años que se ha esgrimido la propuesta de aprovechar el desecho de los dos aserraderos con que cuenta, en beneficio del medio ambiente y en la producción de energía eléctrica.

«Pretendemos aprovechar los desperdicios de la madera que hoy ascienden a 20 toneladas anuales, a través del montaje de una bioeléctrica para producir energía y usar los productos que nos da el bosque y desechamos», agregó el director.

Los remanentes maderables del aserradero se acumulan a cielo abierto en extensos campos, y aunque no constituyen un agente contaminante, pudieran tener un destino más beneficioso para completar el proceso de aprovechamiento de los recursos que el bosque ofrece.

En esta fase, el proyecto ya está incluido en la cartera de oportunidades del país para atraer inversión extranjera interesada en el desarrollo sostenible y la producción de energía limpia.

Por otra parte, existe la intención de procesar aceites esenciales de las hojas, que tienen un alto valor agregado en el mercado y se pretende incursionar en la obtención de resina de pino, para segunda transformación, que posee mucha más demanda que la exportada como materia prima.

Otra de las proyecciones a futuro es adquirir tecnología de carpintería para producir muebles de pino, no solo para el sector nacional, sino también para el turismo.

EL TRABAJO SOSTENIDO ES LA CLAVE

La actividad forestal resultó una de las más perjudicadas en el momento crítico de déficit de combustible durante los meses de septiembre y octubre, por lo que las producciones de las cinco empresas agroforestales con que cuenta la provincia experimentaron un descenso considerable.

Macurije dejó de producir 4 200 metros cúbicos de madera aserrada y la planta de impregnación 2 500 postes. Sin embargo, con la asignación actual, el plan se cumple a un ritmo proporcional a como lo haría con la disponibilidad total del combustible que recibían en meses normales.

Con el fin de mantener la producción, dijo Jorge Luis Torres López, director adjunto de la Empresa, se unificaron las brigadas extractivas, las de tala y las de transporte para facilitar el traslado de los trabajadores.

Además, se han estudiado las áreas de tala con condiciones adecuadas y cercanas a las casas de los obreros, para disponer de ellas como plan emergente ante la falta de medios para llegar con frecuencia a lugares distantes. Esto ha permitido el trabajo ininterrumpido y ha garantizado la producción de madrera rolliza y en bolos para tabaco.

La plantación de bosques es un aspecto que la entidad no ha descuidado ni un segundo, consciente de que esta etapa esencial para la reposición de las especies taladas constituye el eslabón natural de sostenibilidad que hace que Macurije subsista en el tiempo.

La producción de carbón vegetal como rubro exportable tampoco ha detenido su curso, con la obtención de 140 toneladas mensuales cuya transportación presentaba dificultades, pero ya en las condiciones actuales hay disponibilidad de contenedores para el traslado, según declaró Torres López.

A pesar de las limitaciones, los obreros y profesionales de la Empresa Agroforestal Macurije confían en sus proyecciones y trabajan para concretarlas, de modo que puedan contribuir así al desarrollo económico de su región y su país.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =

Botón volver arriba
Cerrar